Contenido
Distribuidores
Correo fitosanitario
Agro-Calc
Downloads
Manejo de Intoxicaciones
Plaguicidas
Medidas Preventivas
Primeros Auxilios
Tratamiento Médico
Ppios. de manejo
Insecticidas
Fungicidas
Herbicidas
Fumigantes
Circulo-13
Bayerlinks
Bayer Mundial
Bayer Mexico
Bayer CropScience Mundial
Bayer CropScience Mexico
 Nunhems Mexico
Otros Sitios
Condiciones Generales de Uso
Aviso de Privacidad
Pie de imprenta
Descontaminación
Protección de vías respiratorias
Descontaminación gastrointestinal
Convulsiones

Principios de Manejo de Intoxicaciones
A continuación se describen algunas técnicas aplicables en el manejo de intoxicaciones por plaguicidas. No obstante, se deberán tener las consideraciones pertinentes para cada grupo de productos o producto en específico.


Descontaminación de la piel

1.- Lave al paciente con agua y jabón, utilice shampoo para lavar el cabello y eliminar los residuos del producto. Se deberán lavar la parte interna de las uñas y los pliegues de la piel.

2.- Enjuague los ojos si es necesario con abundante agua por espacio de 10-15 minutos. Si se presenta irritación ocular después del lavado, consulte al oftalmólogo.

3.- Las personas que atiendan a la víctima, deberán tener cuidado de no entrar en contacto con el vómito o ropa contaminada.

4.- Retirar rápidamente la ropa contaminada, embolsarla y enviarla a la lavandería antes de reutilizarla. Los zapatos y otros accesorios de piel por lo general no pueden ser descontaminados por lo que se deberán eliminar.

Los guantes de látex o de cirugía no protegen adecuadamente de una contaminación al personal que atiende al intoxicado, por lo que deberá utilizar guantes de hule mientras descontamina el área afectada.

Protección de las vías respiratorias

1.- Asegúrese que haya una adecuada circulación de aire. Succione cualquier secreción oral utilizando un tubo extractor largo. Entubar la tráquea en caso de depresión respiratoria, si pareciera que disminuye la respiración o exista otra debilidad neurológica.

2.- Administre oxígeno para mantener una adecuada oxigenación de los tejidos.

3.- En casos extremos será necesario un respirador artificial durante varios días.

Nota sobre ciertos plaguicidas: Para el caso de organofosforados y carbamatos, una adecuada oxigenación de los tejidos es esencial antes de administrar la atropina.

Es igual de importante que para paraquat y diquat, el oxígeno está contraindicado al inicio de la intoxicación ya que ocasiona toxicidad progresiva en los pulmones.

Descontaminación gastrointestinal

i. Lavado gástrico
Considérese esta opción solamente si se presenta el paciente dentro de los primeros 60 minutos después de la intoxicación.

Utilice un tubo orogástrico y administre con fluido (solución salina normal) y aspire el fluido administrado para retirar el tóxico. Si el paciente muestra debilitamiento neurológico, inicie la protección a las vías respiratorias con tubo endotraqueal antes de realizar el lavado.

Notas sobre ciertos plaguicidas: El lavado gástrico está contraindicado en aquellos plaguicidas formulados con mezclas de hidrocarburos como los concentrados emulsionables. (CE)


ii. Catarsis
Los agentes catárticos más comunes son el sorbitol y el citrato de magnesio. El sorbitol, por lo general se incluye en algunas presentaciones de carbón activado.

Estos compuestos aumentan la motilidad intestinal y aumentan la excreción del carbón y el tóxico.

Dosis de Sorbitol
Adultos: Sorbitol al 70%, 1-2 mL/Kg
Niños: Sorbitol al 35%, 1.5-2.3 mL/Kg (Dosis máxima de 50 g)

Notas sobre ciertos plaguicidas: Intoxicaciones severas con organofosforados, carbamatos y compuestos arseniacales, por lo general ocasionan diarreas profusas. Las intoxicaciones con diquat y en menor grado con paraquat ocasionan obstrucción intestinal, cólicos, vómito y constipación. Para los casos anteriores no se recomienda realizar este procedimiento.


iii. Absorción con carbón activado
El carbón activado es un absorbente efectivo en muchos casos. Muchas de las formulaciones disponibles en el mercado están mezcladas con sorbitol. Evite dar más de una dosis de carbón más sorbitol a niños debido al riesgo de cambios en los fluidos intravasculares.

Haga que el paciente trague el absorbente mientras continúe el vómito espontáneo. Utilice terapia antiemetica para ayudar a controlar el vómito en adultos y adolescentes. Evite las mezclas de absorbente más sorbitol en la primera dosis.

Dosis de Carbón Activado
Adultos y niños de más de 12 años: 25-100 g en 300-800 mL de agua
Niños menores de 12 años: 25-50 g por dosis

Notas sobre ciertos plaguicidas: El uso de carbón activado sin proteger las vías respiratorias con precaución, puede utilizarse en intoxicaciones de organofosforados, carbamatos y organoclorados si están formulados con hidrocarburos como los concentrados emulsionables (CE).

No administre carbón activado después de los primeros 60 minutos en que ocurre la intoxicación.

Convulsiones

Normalmente se recomienda el uso de diazepam para el manejo de convulsiones en pacientes intoxicados.

También puede utilizarse el fenobarbital para este propósito. De manera general, los pacientes responden efectivamente a las aplicaciones de benzodiazepinas, fenitoina y fenobarbital.

Dosis de diazepam
Adultos: 5-10 mg IV, repetir cada 5-10 min. hasta lograr un máximo de 30 mg.
Niños: 0.2-0.5 mg/Kg IV cada 5 min. hasta un máximo de 10 mg en mayores de 5 años y 5 mg en menores de 5 años.

Dosis de fenobarbital
Niños y adultos: 15-20 mg/Kg IV cada 15-30 min. hasta un máximo de 30 mg/Kg. El fármaco no se deberá administrar a más de 1 mg/Kg/min.

Para mayores informes acerca de los métodos y técnicas de manejo de pacientes, consulte el Manual de Reconocimiento y Manejo de Intoxicaciones de Plaguicidas emitido por la EPA de Estados Unidos.